28.07.17 Análisis al mensaje neoliberal de PPK


Pedro Pablo Kuczynski (PPK)

PPK manifestó que el caso Lava Jato trajo consecuencias nefastas para los trabajadores, generando despido en miles de ellos. Una vez más vemos que el neoliberalismo, tanto en su auge como en su crisis, es incapaz de mantener o crear puestos de trabajo para el bienestar de las familias peruanas. Demostrado también que el Estado oferta trabajo a través de la empresa privada, porque lamentablemente nuestro país al no contar con empresas públicas no puede ofertar puestos laborales. Es decir, estamos frente a un Estado supervisor y no protector, innovador, empresario, menos interventor, en beneficio de las mayorías.

El caso Lava Jato, efectivamente, trajo desgracia para la clase trabajadora del país, pero no ha desgraciado a los principales beneficiarios, como Alan García, Alberto Fujimori, Alejandro Toledo y PPK, pues el sistema corrupto internacional sigue permitiendo inmunidad para sus principales representantes.

Se ha mencionado el fenómeno del Niño Costero como una especie de justificación a la incapacidad de liderazgo y al centralismo persistente en el país. Piura fue la región más azotada por este flagelo, sin embargo es una de las más ricas en reserva, explotación y refinación de petróleo, que poco o nada pueden hacer por el bienestar de su gente. Situaciones más difíciles las ha experimentado el país de Ecuador y su gobierno socialista ha evitado la tragedia de manera brillante, mientras que en el Perú de manera vergonzosa nuestro pueblo perecía. Si Piura manejara las utilidades que genera su suelo, mediante un Estado federado, estas desgracias no ocurrirían. Por ello es necesario pasar del Estado centralista al Estado descentralizado en su máximo nivel, la federalización de nuestras regiones.

Habló de defender el medio ambiente y del cambio climático que atraviesa el país, cuando el neoliberalismo, el sistema capitalista, que PPK defiende a ultranza, es incompatible con la paz, la puesta de la tecnología al servicio de la humanidad y el cuidado medio ambiental. Refiere, además haber destinado 20 mil millones de soles para la reconstrucción los mismos que serán invertidos en: “8,700 kilómetros de carreteras, 2000 colegios, 47 mil viviendas y 150 centros de salud… limpieza de 15 ríos”. La pregunta es ¿es necesario todavía las desgracias ambientales para construir lo anteriormente ofrecido? Lo ofrecido no es más que 7 mil millones de dólares USD de los 60 mil millones de dólares USD que tenemos de “reserva”. En realidad el BCR utiliza ese dinero como caja grande de una empresa privada, beneficiando a la clase oligarca y no necesariamente para la reserva del país que poco importa. Por todo ello, debemos pasar del Estado acumulador de riqueza al Estado redistribuidor de la riqueza, generando industrialización, aumentando y creando puestos laborales y para la asistencia social.

El discurso neoliberal menciona que se necesita recuperar la confianza de los inversionistas privados, refiriéndose sobre todo al sector minero, hidrocarburo, carreteras, puertos y aeropuertos. A esto respondería el cambio de ministro de energía y minas en las próximas horas. Hablan de una inversión de 60,000 millones de soles en los próximos meses, una muestra más de la preferencia macroeconómica sin mayor detalle de la estática microeconomía en cada uno de los hogares peruanos.

Asimismo, el discurso se centra en la exportación de productos “tradicionales” por no decir, de lo único que sabemos hacer, exportar minerales o materias primas, con la esperanza que subirán su precio internacional en 15%, explotándose además los proyectos mineros de Quellaveco, Michiquillay, Mina Justa y Corani. En otras palabras, nuestra economía tiene la esperanza de mejorar no por acción del gobierno, sino por la demanda externa de otros países o gobiernos. En conclusión, seguimos creciendo como cualquier país tercermundista, dependiendo de la demanda externa, mas no de la demanda interna, seguimos siendo el país dependiente de los recursos finitos y que no hemos pasado a depender de los recursos infinitos.

Se anunció que en la ejecución del proyecto  Gasoducto al Sur se descubrió enormes reservas de gas. Para los peruanos este anuncio suena a mayor opresión y humillación energética, puesto que todo el gas está siendo orientado al consumo externo, su venta casi regalada a precio ínfimo, sin repercusión en la calidad de vida del pueblo a pesar del cobro de los tributos. Más aún, seguimos pagando el gas más caro en Latinoamérica a diferencia de los demás países exportadores como Bolivia.

Se habla de reactivar la economía en base de las pymes, las mismas que suman cientos de miles, de darles mayores facilidades económicas, tributarias y legislativas, pero no se habla nada del dumping y de las transnacionales que permite el gobierno se instalen, libres de impuestos por el TLC, compitiendo deslealmente a nuestras pymes, finalmente conllevándolos a la quiebra. Tampoco se hace el menor análisis de las repercusiones económicas a partir de una postura política equívoca contra Venezuela, nuestro mayor demandante de ropa que ha llevó a la cúspide a Gamarra ahora e media quiebra.

Habló de la necesidad de mejorar el transporte, pero con orientación centralista, con Lima priorizada como centro y secundariamente Arequipa, Piura y Trujillo. No mencionó nada de la Carretera Central, principal vía congestionada con alto número de accidentes y muerte.

La famosa “muerte civil” no es más que un saludo a la bandera, puesto que de aprobarse en los términos que deben, hoy ni siquiera tendríamos al actual presidente de la República. Las empresas involucradas en corrupción se dice “nunca más contratarán con el Estado”, pero en la práctica se contrata con sus sucedáneos y en el peor de los casos con ellos mismos. ¿Acaso en más de 30 años La Contraloría no se percató de la verdadera naturaleza de Odebrecht?, una organización criminal internacional, disfrazada de empresa constructora.

Se aborda en el discurso la inseguridad ciudadana a partir de los efectos, sin querer analizar sus causas, pues es el sistema neoliberal de la oferta y la demanda que origina la inseguridad y mientras ésta sea un negocio rentable estará permitida su existencia. La venta de armamentos, la existencia de empresas de seguridad, venta de equipos como alarmas, software, etc., es un negocio rentable en el Perú.

Un discurso contra el proceso de descentralización, no podía faltar, aquejando: “la dilución de la responsabilidad administrativa… Un ómnibus se accidenta y ocasiona muertes y la responsabilidad se queda en el aire. No es de la municipalidad, ni del gobierno regional, ni de la policía. Al final, un Poder Judicial recargado tiende a veces a archivar casos”. Aquí la solución no es ir contra la descentralización, sino en favor de ella, haciendo que el gobernador regional o el alcalde sean los responsables políticos y administrativos y la policía el responsable técnico y penal, claro está que eso solo será posible con la federalización regional. En las actuales circunstancias, ¿qué le pueden pedir al gobernador regional cuando no se le asigna un sol para luchar contra la delincuencia, sin embargo es el que la preside?

Habló de reformar el Consejo Nacional de la Magistratura, quienes nombran jueces y fiscales, dijo: “¡Tenemos que decirles adiós a aquellos que defienden la impunidad!”. Interesante desde luego, pero no se puede hablar de lucha contra la impunidad si no se despartidariza el Poder Judicial o la Fiscalía, todos saben que está infestado de apristas, razón por la cual el mayor ser impune de este mundo, Alan García Pérez, no ha sido sentenciado de tantos y graves delitos. La solución pasa necesariamente por la elección popular del presidente nacional, como los presidentes regionales, de los mencionados poderes, como ocurre en otros latinoamericanos.

PPK ha hablado de defender y ayudar a los agricultores que siempre fueron abandonados, pero su impulso neoliberal conlleva a preferir la explotación minera y gasífera sobre tierras fértiles, aun cuando el país no se encuentra en emergencia energética, pero si alimentaria.

Sobre la salud pública su discurso fue pobre, vacío e intrascendente. Evitó referirse a los problemas álgidos como el inicio de privatización al que ingresa EsSalud, a la reducción de personal, a la quiebra del SIS, a la privatización del seguro de la Policía Nacional del Perú, la huelga del sector salud, la tercerización de los servicios, la expropiación de los fondos de los trabajadores para dárselo en administración a los privados, etc. En el sector educación, se dijo que los maestros ya habían recibido un aumento, como respondiendo subliminalmente a la huelga en curso.

Reafirmó la sede peruana para las Olimpiadas del 2024 y 2028, pero no se habló de la necesidad de la descentralización de las infraestructuras deportivas a las regiones, con el consiguiente beneficio centralista de este evento. Ninguna región, así facilite las instalaciones deportivas en sus jurisdicciones, tendrá acceso a las utilidades generadas, como lo es hasta ahora.

La llegada del Papa costará un dineral millonario al Perú, solamente en seguridad, en un país golpeado por los flagelos naturales y políticos. El Papa no trae ayuda económica al Perú, trae ayuda ideológica al sistema que oprime a gran parte del pueblo y ese es el producto que compran los que detentan el poder, pero con la plata generada por la clase trabajadora.

Cual salvador de los pobres venezolanos lanza una ayuda a los mismos en su fantasiosa idea de ser un estadista internacional. Critica a Maduro de dictador y desea su derrocamiento, pero por otro lado quiere liberar de prisión al dictador, delincuente y asesino Alberto Fujimori. La doble moral neoliberal de siempre. Anuncia la celebración del Bicentanario y la declaración de la “independencia” del Perú, un país que está entr4egado económicamente, financieramente, y territorialmente al capital extranjero, sobre todo norteamericano y chileno.

Anunció los proyectos de ley que facilitará y reducirá los tiempos vinculados a los procesos de obtención de predios para la ejecución de proyectos priorizados, orientado en otras palabras a la expropiación de terrenos comunales para la explotación neoliberal. También del proyecto para la creación de la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao, con franco centralismo limeño. El proyecto para reformar la conformación y requisitos de los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, donde pondrá sus alfiles políticos para el futuro blindaje a raíz de la prisión del expresidente Humala. El proyecto para promover los proyectos para el tratamiento de aguas residuales mediante asociaciones público-privadas, que dará continuidad soterrada a la privatización del agua en el país.