Descentralización e Inversión Privada


Vladimir Cerrón (*)

CAPÍTULO VII

DESCENTRALIZACIÓN E INVERSIÓN PRIVADA

Nuestro gobierno socialista nunca fue adverso a la inversión o iniciativa privada, siempre y cuando esta se desenvuelva dentro de los cánones legales y morales. Al ser nuestro gobierno regional un ente subnacional, quedaba adecuarse parcialmente al marco legal del gobierno nacional neoliberal, pero manteniendo al máximo nuestra autonomía, es decir, sin ceder un cheque en blanco al inversor privado. Esta inversión privada siempre fue bienvenida si garantizaba un mejor bienestar para el pueblo frente a la indiferencia del gobierno central, si no significaba un saqueo a las arcas del Estado regional y si se adjudicaran una utilidad razonable. Tomando estos criterios realizamos las siguientes obras que vamos a detallar.

Obras por Impuesto

El Asfaltado Integral del Valle Yacus en Jauja, es la primera obra que ejecutó nuestro GRJ mediante la modalidad de Obras por Impuesto en alianza con el Banco de Crédito del Perú. Este contrato consiste en que una entidad privada pueda realizar obras de infraestructura con el dinero proveniente del pago de sus impuestos futuros, pues la actual legislación peruana con respecto a la descentralización permite estas alianzas estratégicas.

Cabe resaltar que en esta modalidad de contrato, el dinero a invertirse es público y no privado, puesto que proviene de los impuestos directos que la empresa privada paga al Estado peruano, como cumplimiento de su renta.

Se tuvo que recurrir a esta modalidad de ejecución a falta de la voluntad del Ministerio de Economía y Finanzas para financiar la obra y ante la insolvencia de presupuesto en nuestras arcas regionales para concretizar dicho anhelo del pueblo de Jauja. Tras algunas gestiones, el Banco de Crédito del Perú decidió asumir el reto de esta nuestra primera experiencia por un valor de 36 millones de nuevos soles.

La obra comprende los siguientes tramos: Tramo I: Jauja – Huertas – Molinos – Julcán – Masma – Ataura; Tramo II: Molinos – barrio Centro Progreso; y Tramo III: Masma – Huamalí – Masma Chicche.

Al cambio de gobierno y al entrar la administración regional del 2015-2018, la obra quedó paralizada en plena ejecución al 70%, motivado por la mezquindad política al ser una obra de PERÚ LIBRE, perjudicando a miles de moradores. Hasta la actualidad no se evidencia la voluntad política para culminarlo.

Se tuvo que recurrir a esta modalidad de ejecución a falta de la voluntad del Ministerio de Economía y Finanzas para financiar la obra y ante la insolvencia de presupuesto en nuestras arcas regionales para concretizar dicho anhelo del pueblo de Jauja. Tras algunas gestiones, el Banco de Crédito del Perú decidió asumir el reto de esta nuestra primera experiencia por un valor de 36 millones de nuevos soles.

La obra comprende los siguientes tramos: Tramo I: Jauja – Huertas – Molinos – Julcán – Masma – Ataura; Tramo II: Molinos – barrio Centro Progreso; y Tramo III: Masma – Huamalí – Masma Chicche.

Al cambio de gobierno y al entrar la administración regional del 2015-2018, la obra quedó paralizada en plena ejecución al 70%, motivado por la mezquindad política al ser una obra de PERÚ LIBRE, perjudicando a miles de moradores. Hasta la actualidad no se evidencia la voluntad política para culminarlo.

Discurso de orden del presidente del gobierno regional, Dr. Vladimir Cerrón Rojas, con motivo de iniciar el Asfaltado Integral del Valle Yacus – Jauja, a través de la modalidad de obras por impuestos con el Banco de Crédito del Perú

QUE NADA SEPARE A LOS PUEBLOS DE SU GOBIERNO REGIONAL

El Gobierno Regional Junín (GRJ), cumpliendo su vocación descentralista, de atender equitativamente a todos los pueblos de nuestro departamento, inicia el anhelado asfaltado integral del valle Yacus en la provincia de Jauja. Cabe recordar que esta obra fue un anhelo desatendido de varias décadas, una aspiración legítima de los hombres del campo e incomprendida por el hombre urbano, una muestra de incomprensión de gobiernos centralistas que no se atrevieron a apostar por el desarrollo de los pueblos del Perú Profundo.

Tras la asunción de mando en este período regional, decidimos reivindicar a nuestros pueblos del Junín Profundo, excluidos por más de medio siglo de la esperanza del progreso. ¡Sí!, a esos pueblos de los cuales solamente se acuerdan los politiqueros en las épocas electorales solicitando su apoyo en beneficio de intereses personales, aquellos enemigos que disfrazados de “defensores de la causa” quisieran ver distanciados al pueblo de su gobierno regional, y que en su afán de mentir manifiestan que nada se hace por los hombres del campo, motivo por el que me veo en la necesidad de hacer presente lo siguiente:

Hoy nos encontramos asfaltando la carretera Acobamba-Condorín de 52 km. en Tarma (50 millones de nuevos soles); carretera Unión Leticia-Tarma de 12 km. en Tarma (13 millones de nuevos soles); se aperturó 96 km. de trocha carrozable en el valle de Rio Ene en Satipo; en 15 días iniciaremos el asfaltado del valle del Canipaco de 72 km. en Huancayo (78 millones de nuevos soles); se entregó el puente Pangá en Satipo (4 millones de nuevos soles); se está construyendo el Puente Comuneros que unirá Huancayo y Chupaca sobre el río Mantaro (57 millones de nuevos soles); se está construyendo el Puente Ubiriki en Chanchamayo (15 millones de nuevos soles); y muy pronto entregaremos el puente Eternidad y el asfaltado de una avenida contigua de 10 cuadras en Chupaca (12 millones de nuevos soles).

Concretizar todas estas obras hubiera sido imposible, por el escaso presupuesto con el que contamos (PIA de 69 millones de nuevos soles anuales), si no hubiéramos mantenido las buenas relaciones con el gobierno central; si no hubiéramos sido perseverantes en las gestiones, sin desesperanzarnos; si no hubiera existido la voluntad política de trabajar por los campesinos, a quienes las mentes alienadas consideran el último eslabón social; y si nos hubiéramos rendido frente a las presiones negativas, de quienes quieren que nada de esto sea una realidad, para encontrar espacios de vil ataque.

El día de hoy comenzamos una nueva etapa y una nueva modalidad de inversión en nuestra región, y qué mejor que sea en este fecundo valle donde me inicié en el trabajo médico. El Banco de Crédito del Perú ha decidido trabajar conjuntamente con el GRJ, la megaobra del asfaltado integral de 26 km., incluyendo la construcción de 3 puentes, 5 pontones, 20 badenes, 62 alcantarillas, 26 hitos kilométricos, 98 señales preventivas, informativas y reglamentarias, etc., que asciende a la suma inicial de 32 millones de nuevos soles, sin considerar los adicionales que se presentarán por la complejidad de la obra, beneficiando directamente a los distritos de Masma Chicche, Huamalí, Ataura, Masma, Huertas, Molinos y Julcán. Esta inversión, sumada a los 11 millones de nuevos soles devengados por el GRJ al valle de Yacus para su saneamiento integral, suma un total de 43 millones de nuevos soles, solamente en esta mancomunidad, inversión que jamás en la vida ha merecido la atención de los otros gobiernos regionales y nacionales.

Hago este recuento porque los beneficiarios directos con estas obras son las comunidades campesinas, cuyas condiciones de vida mejorarán según nuestros lineamientos ideológicos socialistas, y Jauja no podía quedarse atrás, pese a las contradicciones no antagónicas que existen en el seno de nuestra región. Así, la esperanza quedó en el recuerdo para dar pase a la realidad, como merecido tributo a los agricultores andinos y amazónicos que con sus manos nos dan el pan de cada día, que no viene del cielo, sino de su esfuerzo cotidiano.

Esta obra constituye la primera experiencia de ejecución mediante la modalidad de Obras por Impuestos, permitiéndonos percibir el rostro sensible de la empresa privada para con los más humildes, quienes adelantarán una inversión que en el futuro el Estado descontará de sus impuestos a tributar al fisco nacional y de esta manera contribuyen directamente al bienestar social, permitiendo además una mejor comprensión de su filosofía de trabajo como empresa privada. También es una muestra de que los gobiernos socialistas, como el nuestro, no somos enemigos de la empresa privada.

Podrán haber cuestionamientos, conjeturas y calumnias a nuestro accionar como GRJ, porque hay quienes no están preparados para enfrentar la transformación social, no están preparados y temen cambiar las cosas que deben ser cambiadas, temen ser incomprendidos, aunque son conscientes de que tienen la razón y se esperanzan en lo rutinario, lo ordinario y lo común, pasando inadvertidos en la historia, siendo complacientes con el statu quo de la injusticia, la pobreza y la corrupción.

Pese a todo ello, las actuales generaciones del valle Yacus y las que vendrán en el futuro, tengan la certeza de que vivirán en mejores condiciones de vida que las actuales, gracias a la fusión de estos esfuerzos. Hoy empieza un cambio sustancial en sus vidas, cuyos hijos agradecerán en el futuro, porque tras esta obra no vendrá solamente el desarrollo del agro, sino también del turismo, la economía, la industria, la urbanización y demás.

No me queda más que reconocer a estos valerosos pueblos por su identificación valiente y su perseverancia para lograr sus aspiraciones. Nunca hemos venido con intereses ni expectativas de otra naturaleza que no sea la de servir al pueblo y ver el inicio de una obra esperada por más de medio siglo que hoy se hace realidad. ¡Yacus ha salido hoy de la somnolencia política para despertar vigorosamente y apuntar a la próxima meta, la próxima jornada!

¡¡¡Vamos al Socialismo sin temores. La Victoria es Cierta!!!

Jauja (valle de Yacus), 27 de junio de 2013

Dr. Vladimir Cerrón Rojas

Presidente del Gobierno Regional Junín

 

Asociación Pública Privada

El Asfaltado Integral del Valle del Canipaco, desde Chupuro hasta Huasicancha, es la primera obra que realiza el GRJ mediante esta modalidad. Después de muchas gestiones ante los ministerios de Economía y Transportes, por fin entendimos que para la concepción ideológica de ellos no era rentable asfaltar el valle del Canipaco, por lo que tuvimos que recurrir a otra alternativa como la modalidad de financiamiento por Asociación Público Privada (APP). Esta obra también fue un anhelo de más de medio siglo, prometida por diversos políticos como el caso del Puente Comuneros.

En este asfaltado que incluye también la ampliación de la carretera, se trabaja por primera vez en nuestra región la experiencia de APP en la que nuestro GRJ invierte el 70% del presupuesto y la empresa privada un 30%, para que la obra sea una realidad. Una vez asfaltada la vía, la empresa privada recuperará su inversión obteniendo utilidades del cobro de peajes. Si en caso no recuperara lo que está previsto, el GRJ asumirá la diferencia.

La propuesta fue elevada y debatida en el Consejo Regional, facultado por la ley de bases de la descentralización, y por voto mayoritario de los consejeros de Perú Libre, se dio la aprobación. La obra comienza su ejecución el mes de octubre del 2013, beneficiando directamente al transporte, agricultura, ganadería y turismo al recorrer varios distritos que indudablemente podrán repotenciar su actividad económica.

La ampliación de la carretera se realizó en todo el trayecto de 60 km. aproximadamente, momento en el que se produce el cambio de gobierno regional y la obra corrió la misma suerte del asfaltado del valle Yacus, quedando paralizada hasta hoy en día.

Gran Aeródromo Wanka

Los intentos para lograr un terminal aeroportuario que cumpla los requerimientos arquitectónicos de la aeronáutica moderna, para nuestro departamento de Junín, no ha sido nada fácil al haber sido presa de la conspiración de intereses económicos y políticos, fundamentalmente. Ningún parlamentario quiso apoyar el proyecto marcado por los celos políticos, por el contrario, el fujimorista y evangélico Jesús Hurtado Zamudio se encargó personalmente de boicotearlo y los demás parlamentarios coadyuvaron al fracaso con su indiferencia.

Es sabido que Jauja posee un aeródromo en su jurisdicción, asfaltado en el año 1949, el mismo año que triunfó la Revolución China. Ese terminal fue creado con fines militares y para las demandas del siglo anterior, es decir, que para la contemporaneidad no califica con los estándares exigidos por la aeronáutica moderna mundial.

El aeródromo de Jauja no cumple los requisitos para convertirse en aeropuerto, menos de categoría internacional. Tiene limitaciones insalvables como la cercanía de los cerros a menos de 5 km.; longitud de pista de 2870 metros que a lo más podría extenderse hasta 3200 metros lineales; habilitación de una sola cabecera para aterrizaje y decolaje; y en una posible extensión de su pista hacia el sur colisionaría con la carretera central, el canal CIMIRM, el ferrocarril central e invadiría el lecho del río Mantaro considerando las franjas de seguridad; entre otros.

Estos elementos de juicio están comprendidos en el Informe N° 005-94-MTC/15.12.06 del Ministerio de Transportes y Comunicaciones del 12 de agosto de 1994. Este importante documento puntualiza taxativamente: “En cuanto al Espacio Aéreo, el Aeropuerto de Jauja se encuentra rodeado de obstáculos naturales (cerros), los cuales dificultan la circulación aérea, contándose únicamente con una cabecera para realizar las operaciones de entrada y salida de las aeronaves” y concluye: “El Aeropuerto de Jauja en cuanto al espacio aéreo no cumple con las normas aeronáuticas”.

Comprendidas estas limitaciones técnicas insalvables, no puede resolverse el problema geográfico por una norma politiquera como el  Decreto Supremo 020-2011-MTC, promovido por la congresista aprista Nidia Vílchez y promulgada por su copartidario el entonces presidente Alan García Pérez, la misma que declara de interés nacional su mejoramiento e internacionalización, burlando las expectativas del pueblo de Jauja que consideraba que esto podía ser real. El tiempo se encargó de desmentirlo.

Según las normas de la Organización Internacional de Aeronáutica Civil (OACI – Anexo 14), de la cual el Perú es miembro fundador, para la construcción de aeropuertos se suelen tener en cuenta que las necesidades de pista en longitud varían en función de la altitud (aumentan un 7% cada 300 msnm), temperatura (un 1% cada grado a partir de 15ºC sobre la temperatura de referencia del aeródromo) y la pendiente efectiva (un 10% cuando la pendiente efectiva es del 1%). Así la pista de aterrizaje del aeropuerto de Lima tiene una longitud de 3500 metros lineales por 45 metros de ancho al estar situado a nivel del mar, y la pista de aterrizaje de Juliaca, en Puno, tiene una longitud de 4200 metros lineales por 45 metros de ancho al estar situado a 3824 msnm, siendo la más larga del país. Está claro que a más altura sobre el nivel del mar, la pista tiene que tener mayor longitud para que los aviones de gran tonelaje puedan aterrizar y decolar sin riesgos.

Tomando en cuenta los criterios de la OACI – Anexo 14, al valle del Mantaro, situado a una altitud promedio de 3200 msnm, acorde a su temperatura y pendiente, le corresponde una pista de 4000 metros de longitud por 45 metros de ancho. Una pista con estas características no hay forma que entre en Jauja, lo que lo veta como terminal aérea internacional.

Nuestro departamento no cuenta con infraestructuras propias de una región desarrollada que necesariamente serían producto de la existencia de un terminal aeroportuario nacional o internacional, como la ausencia de hoteles de cuatro o cinco estrellas, escuelas de idiomas, centro de convenciones, autopista de cuatro o seis carriles, escuela de azafatas, renta car, estadios modernos, restaurantes, etc. Además no se pueden realizar grandes eventos como la frustrada parada militar en el valle del Mantaro en el año 2011, congresos científicos internacionales, invitación a personalidades de renombre mundial, encuentros deportivos internacionales, etc. Pues todo esto es factible solamente cuando tengamos un aeropuerto, porque es sabido que una ciudad con aeropuerto es superior a las que no la tienen.

Considerando toda esta problemática nuestro GRJ decidió continuar con los estudios. Cabe mencionar que hubo intentos anteriores de hacer realidad este proyecto, pero muchas autoridades se desanimaron porque el estudio de vientos demoraba aproximadamente siete años. Nosotros no tuvimos reparos para iniciarlos y para ello decidimos explorar los terrenos más adecuados en el valle del Mantaro. En esos quehaceres, casualmente llegamos al Observatorio Geofísico de Huayao y al indagar sobre sus actividades nos refieren, entre otras cosas, que poseen estudios de viento desde hace varias décadas atrás hasta la actualidad, lo que motivó más aún nuestro proyecto.

Enteradas las autoridades de Jauja de este megaproyecto y sobre todo azuzado por politiqueros resentidos, que antes habían sido funcionarios de nuestro GRJ, llevaron a cabo un paro provincial por dos días en el mes de agosto del 2012, so pretexto de que el nuevo aeropuerto iba a conducir al cierre inevitable del aeródromo de Jauja, teoría totalmente falsa, por el contrario, hubiese existido un repotenciamiento del mismo. La protesta fue bien realizada y financiada por el concesionario del aeródromo de Jauja, personaje investigado por narcotráfico y lavado de activos, a quien lógicamente no le convenía la presencia de la futura terminal porque se hubiese instalado la oficina de aduanas y el departamento de inmigraciones.

El conflicto tuvo impacto mediático y político a nivel nacional pues hubo como saldo una muerte inmerecida e innecesaria. El caso fue aprovechado por los agitadores políticos para magnificar el lamentable suceso, culpando a la policía de la autoría, sin poder demostrar nada, pues la víctima se precipitó a las aguas del río Mantaro desconociéndose los pormenores. Ante este suceso el gobierno central intervino y decidió suspender la licitación para los estudios del aeropuerto de Orcotuna, tras una negociación con los dirigentes a espaldas del GRJ. Así es como una vez más el narcotráfico logra utilizar a las masas populares para ir en contra de su propio desarrollo.

Este hecho mediático hizo que el tema del aeropuerto se difunda a nivel nacional y muchos empresarios le pongan ojo al proyecto y, ante las circunstancias en que el Estado ya no invertiría, decidieron presentar una iniciativa privada al GRJ comprometiéndose a la construcción y operación del futuro aeropuerto en Orcotuna. El GRJ analizó la propuesta acorde a las leyes vigentes, elevó la misma al Consejo Regional y se declaró de interés público la construcción del mencionado terminal, mediante Acuerdo de Consejo Regional N° 321-2013-GRJ/CR, procediéndose a una licitación especial. Luego de la publicación en el Diario Oficial El Peruano y ante la ausencia de otra mejor propuesta, se adjudicó la obra el 6 de junio del 2014 para su ejecución a mediano plazo.

El cambio de gobierno regional también fue nefasto para este proyecto que empezaba a cristalizarse, pues el nuevo gobernador regional promovió la anulación del contrato, cuando este se encontraba presto para su ejecución, porque había sido una promesa de campaña a la provincia de Jauja.

(*) Fragmentos del libro Descentralización, Revolución de Estos Tiempos.