Descentralización y Retos de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales


 Vladimir Cerrón (*)

CAPÍTULO XIII

DESCENTRALIZACIÓN Y RETOS DE LA ASAMBLEA NACIONAL DE GOBIERNOS REGIONALES

Nuestra junta directiva asumió la presidencia de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales (ANGR) en el año 2011. Lograr la presidencia de este órgano no fue nada sencillo, tuvimos que romper el stato quo de quienes se creían con todos los derechos de conducirla por un tema de antigüedad. El presidente regional de San Martín, César Villanueva Arévalo, expremier de la República, había logrado unificar una lista donde estaban los presidentes reelectos sin excepción, es decir, los “viejos” y algunos aledaños a su territorio. Por el otro flanco los presidentes de las zonas centro y sur logramos unificar la propuesta de los “nuevos”. La derrota era inminente a favor de la última lista, a tal punto que la primera declinó al escrutinio.

Una vez instalado y juramentado en el cargo la nueva Junta Directiva 2011, presidida por el Presidente Regional de Junín, se inició una serie de acuerdos importantes en materia de descentralización regional, que brevemente comenzamos a detallar. El primer acuerdo fue lograr por unanimidad denominar al año en curso Año del Centenario del Nacimiento del Amauta José María Arguedas, en cada una de nuestras regiones, como respuesta a la negativa del gobierno aprista a reconocer el legado de tan insigne peruano. El acuerdo se cumplió parcialmente.

Nos opusimos a los D.U. 001 y 002, mediante los cuales el entonces presidente Alan García, pretendía vender los recursos estratégicos del Estado, so pretexto de la crisis económica internacional y la promoción de inversión privada extranjera. Se pretendió concesionar las carreteras y autopistas de frontera con Chile y Ecuador, la navegabilidad de los ríos Yurimaguas y Amazonas, las centrales hidroeléctricas, el terminal del puerto del Callao, el sistema eléctrico de transporte masivo, los penales, las islas San Lorenzo y El Frontón, los puertos de San Martín, Yurimaguas y San Juan de Marcona, la línea de transmisión Trujillo-Chiclayo, la Carretera Central, aeropuertos actuales y futuros como el de Chinchero en Cusco, los proyectos especiales como Chavimochic, entre otros. En estas circunstancias, las certificaciones ambientales no serían requisito para obtener concesiones de licencia de uso de agua y restos arqueológicos. El derecho a la consulta de los pueblos quedaba abolido a pesar de la presencia de los pueblos andinos y amazónicos en el área de influencia directa del proyecto. Frente a esta problemática la ANGR logró convocar a la expremier Rosario Fernández, llegando al acuerdo que los mencionados decretos de urgencia queden suspendidos mientras se pronuncie el Tribunal Constitucional sobre una demanda de inconstitucionalidad que luego resultó fundada.

La ANGR planteó al gobierno aprista derogar la Ley de Municipalización de la Educación, propuesta que no fue atendida desde el inicio porque fue proyecto bandera del Apra. Al asumir el gobierno nacionalista y considerar nuestras demandas, el 21 de diciembre del 2011 se emitió el D.S. 019-2011-ED que ponía fin al Plan Piloto de la Municipalización de la Educación en el Perú, terminando de este modo con un intento más de privatizar la educación peruana.

Esa misma época nuestra ANGR manifestó su oposición al Decreto Legislativo 1057, mediante el cual el gobierno aprista pretendía concursar las plazas docentes bajo la modalidad CAS. Situación que rechazamos por unanimidad en todas las regiones y bajo tensas protestas se logró la suspensión del decreto en el 2012. A este logro coadyuvó el magisterio organizado de los maestros contratados, aspecto que no ocurrió con el gremio de salud motivo por el que aún se les aplica este decreto.

La ANGR puso en manifiesto su disconformidad con la nueva ley del canon, emitida por el gobierno nacionalista en el 2011, mediante la cual se recortaban las partidas a favor de los gobiernos regionales. Llevamos a cabo una conferencia de prensa en el Congreso de la República oponiéndonos a esta nueva legislación del canon y regalías mineras sin lograr el propósito hasta ahora. La ANGR también planteó que el Estado vea el mecanismo para mejor redistribución del canon minero con los consiguientes beneficios nacionales, sin embargo, ellos plantearon que estudiarían una nueva forma de distribución, pero dentro de cada región, quedando igualmente desprovistas las regiones que no tenían canon minero.

El reconocimiento de la ANGR como ente gubernamental fue otra lucha. Los días 26 y 27 de enero del 2011, en la primera reunión anual de la ANGR, se contó con la participación de dos candidatos presidenciales, Alejandro Toledo y Ollanta Humala, quienes luego de exponer sus programas de gobierno se comprometieron a reconocer a la ANGR como lo habíamos planteado. El primero perdió las elecciones y el segundo no cumplió su promesa. Persistiendo en el objetivo, el 3 de junio del 2014, con motivo de una convocatoria de la ANGR a Palacio de Gobierno, le sugerí nuevamente al presidente Humala que reconociera a la ANGR para que las decisiones de los gobiernos central y regionales fueran fortalecidas coadyuvando a la gobernabilidad del país, para ello planteamos que el presidente de la ANGR debiera tener presencia con voz en el Consejo de Ministros. La propuesta no fue aceptada, el presidente manifestó que eso no tenía relevancia frente a los diálogos que se estaban llevando de manera regular. En el 2015, por motivaciones electorales, el Congreso de la República retoma este pedido y emite la ley de reconocimiento mediante el cual: “Los gobiernos regionales tienen como órgano representativo a la ANGR, que se constituye conforme a las normas establecidas en el Código Civil”, sin mayores facultades ni trascendencia de lo planteado en nuestra gestión.

La ANGR debe asumir el reto de luchar por la descentralización de los medios de comunicación nacional, radio y televisión peruana. La televisión peruana o TV Perú es la demagógicamente llamada “televisión de todos los peruanos”, sin embargo, solamente lo usufructúa el gobierno central. Frente a esta circunstancia, hicimos un planteamiento desde la ANGR para que los gobiernos regionales tengamos un espacio al mes y poder informar al país nuestros logros, avances y aspiraciones de nuestros pueblos, promocionar el turismo interno, invitar al empresariado a evaluar nuestras potencialidades, etc., sin embargo, esta atención fue desestimada. Antes del gobierno de Humala la televisión y radio nacional estaban en manos del Ministerio de Cultura, pero fue recentralizado a la PCM al servicio del mandatario nacional truncándose la incipiente descentralización. Escasos gobiernos regionales cuentan con frecuencias propias de radio y televisión lo que no ocurre con el resto, caso Junín que pese a los intentos de solicitud al Ministerio de Transportes y Comunicaciones siempre le fue denegada. Se hace necesario que los gobiernos regionales cuenten con medios de comunicación masivos para mantener informado al pueblo de sus avances, sin estar sometido a los medios privados quienes con frecuencia complotan contra las autoridades con fines de chantaje económico, además, si esta propuesta fuese aceptada representaría un gran ahorro considerable en publicidad estatal.

La descentralización de la Seguridad Social (EsSalud) es otro reto importante y trascendente para la ANGR. El centralismo ha hecho que la administración de los hospitales de EsSalud esté monopolizada al gobierno central y algunos servicios en manos de privados, pero paradójicamente la población que atienden en su mayoría son empleados de los gobiernos regionales. En las actuales condiciones el gobierno regional nada puede corregir en su jurisdicción con respecto a la deficiencia de estos hospitales y policlínicos, aún detectando falencias graves. Es decir, lo que se trata es de luchar por la descentralización de la administración de los mencionados hospitales a los gobiernos regionales con fines de coadyuvar a su mejor control y funcionamiento holístico en coordinación con los hospitales del MINSA.

Innumerables son las tareas de la ANGR en este proceso de incipiente descentralización como solicitar la administración de la mediana y gran minera, el control sobre la tala ilegal, de los proyectos especiales, de las áreas protegidas, de la facultad fiscal y tributaria, de la educación superior universitaria, convenios directos con entidades extranjeras, conformar las macrorregiones, entre otras.

La descentralización fiscal y tributaria es otro reto impostergable de la ANGR, la misma que debe lograr la creación de la Dirección Regional de Economía y Finanzas en cada una de las regiones como ente descentralizado del Ministerio de Economía y Finanzas, para dar el decoroso inicio a la verdadera real descentralización en el país, rumbo a los Estados federados.

Punto aparte merece la tarea de permanente defensa de la descentralización frente a los intentos de golpe de Estado regional que han sido una constante, empezados por Fujimori en el año 1992 al desaparecer los gobiernos regionales, continuada por Alan García al abolir el Consejo Nacional de Descentralización, y últimamente lo pretendido por el gobierno nacionalista tampoco escapa a las pretensiones centralistas del Estado neoliberal.

(*) Fragmentos del libro Descentralización, Revolución de Estos Tiempos.